Las mallas antihierbas se utilizan para evitar que aparezca vegetación no deseada entre los cultivos.

Se instalan directamente sobre el suelo con el objetivo de controlar la aparición de malas hierbas. Con ellas se impide el paso de la luz solar, lo que anula la función clorofílica de las plantas, dejando pasar el aire y el agua, necesarios para el crecimiento de las plantas que se cultivan en la zona.

Desde nuestra apostamos por la malla tejida de polipropileno de 105 y 130 gramos respectivamente en la siguiente diversidad de formatos:

GRAMAJE

105 g

105 g

105 g

105 g

130 g

130 g

ANCHO

1’05 m

3’20 m

2’15 m

4’10 m

1’05 m

2’15 m

LARGO

100 m

100 m

100 m

100 m

100 m

100 m